Posteado por: volovan | septiembre 2, 2008

A veces, el final lo es todo

En el marco de una civilización occidental, en específico Francia, donde ya no hay nada más que ofrecer que artículos de consumo o placer inmediato, los caminos posibles que dos hermanos podrían abordar son en lo absoluto opuesto. Por un lado Michel, quien es un prestigioso investigador en biología, decide a los cuarenta años renunciar a la vida sexual y practicar una vida casi ermitaña para el bien de su investigación; crear las bases para generar una nueva civilización. Por el otro, su medio hermano Bruno, profesor de literatura y hedonista de profesión, resuelve dedicar el resto de su vida al placer y al sexo; orgías, relaciones swingers, pornografía, turismo de placer y demás deseos carnales. Ambos hijos abandonados por una madre hippie de los sesenta. Ambos dispuestos a llevar al límite sus ideales sin importarles el vació existencial y la soledad donde inevitablemente desembocarán.

A grandes rasgos de eso va Las partículas elementales de Michel Houellebecq. Y para ser sinceros, al principio este libro no me sorprendió. Incluso me pareció incómodo. Las realidades que plantea Houellebecq, con una coherencia que asusta, elimina cualquier indicio de optimismo en esta sociedad. La nuestra. Y eso, puede llegar a ser depresivo. Si el libro se dedicara a contar la situación lamentable en la que estos dos hombres viven, quizá terminaría como una buena y agobiante lectura, y hasta ahí. Un libro postexistencialista más. Pero la gran magia que tiene esta novela es el final, el último capítulo en particular, donde de una forma impactante hace una ‘vuelta de turca’ que obliga a abrir más los ojos, retener la respiración y releer. Eso, sólo lo logran las grandes novelas. Y, a mi parecer, esta es una de ellas.

Provecho

Anuncios

Responses

  1. ponche señor volovan, usted nomas antojando libros que uno no puede comprar, cuando menos ponga un link de descarga de los ebooks

  2. Muchas felicidades, devoras libros cual si fueran tacos al pastor, apunto este a la lista de todos los que me faltan por leer….

    Y juanhelo puedes entrar a: http://www.librostauro.com.ar ahi puedes bajar un buen de libros bastante buenos.

    Saludos

  3. Tomala, si esta en esa página (www.librostauro.com.ar) este libro….justo lo acabo de bajar.

  4. Qué bien, disfrútalo. Aunque yo no cambio el placer de tener un libro en las manos, de seguro lo pueden conseguir también el librerías de viejo. Es muy conocido.

  5. Muy cierto, la verdad es que de repente estar leyendo en pantalla es cansado.

    Saludos

  6. Oh, no puedo leer tu post. Acabo de empezar a leer este libro. Tendré que esperar a que lo termine para leer esta entrada. Ni modos.

  7. ¿Verdad que pinche final-de-no-mames? A mí Bruno me caía bien, y cuando pasa ya-sabes-qué me puse toda triste, así como la señora viendo la telenovela.

    ¿Leíste La posibilidad de una isla? Es como la “continuación” de éste, y está todo chido. Están filmando la película, y el mismo Houellebecq la está dirigiendo, lo que me hace pensar que será un desastre: seguro le agarra las nalgas a las actrices y luego les dice: eres una perra inignificante, como yo, como la humanidad entera.

  8. Ya lo leí pero no me gustó tanto como Las partículas elementales, que por cierto, me enteré que hay película. Creo que la rentaré ahora que viene el puente sin puente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: