Posteado por: volovan | diciembre 10, 2008

Tengo lavadora gracias a un ‘convivio’

Ayer que llegué a la casa cansado y de malas (en la última semana ha sido mi estado habitual), mis vecinos de abajo tenían tremenda fiesta con Guitar Hero y todo (lo sé porque se acaba de cambiar y no tiene cortinas en la sala, por lo que cada vez que subo por las escaleras veo todo lo que sucede). Mañana, mi vecina, también hará una fiesta quesque para “inaugurar el Lupe-Reyes”. En la oficina planean otra para el viernes, el domingo con los cuates y así; a comenzado la época en la que tu productividad se va al carajo y sólo esperas a que llegue el aguinaldo, el regalo de fin de año (ajá) y las vacaciones.

Antes de trabajar, me parecían patéticos esos ‘convivios’. Y después de mi primer trabajo detiempocompletonotienesmásvida en ASA aún más. Ahí, al mes que entré fue la tan esperada comida de fin de año. Una especie de boda de pueblo pero sin lo divertido. Para empezar, todos teníamos que ir ‘elegantes’, o lo que es lo mismo, los hombres con traje y las mujeres con vestidos de noche (aunque fue de día). Fue en un gran bodegón en alguna colonia que no recuerdo. Había mesas grandes y con doble mantel. Y, para amenizar, una banda en vivo que tocó música de boda. Al principios todos decentes, serios y calladitos comían su crema de hongos y se limpiaban la boca con la punta de la servilleta. Pero conforme pasaba la tarde, eso se volvía una fiesta de pueblo pero, de nuevo, sin lo divertido: el de contabilidad bailaba apretado con la de ventas; la secretaria del director barría a todas las demás; el subdirector de Construcción intentaba besar a la directora de Cuentas por cobrar, quien por cierto quería besar al chavito de Servicio Social…

Cuando la cosa se ponía peor, la música se detuvo para que el director pudiera dar su discurso y al terminar diera inicio la tan esperada rifa. La  rifa, consistía en que una persona de cada mesa se ganara algún premio, que iban desde un tostador hasta un refri. La mía tenía del número 30 al 40, y entre esos 10 números sacaban uno al azar. Yo tenía el 37, creo. Y claro, fue el que ganó. Ufa con la cara de todos los de mi mesa cuando se dieron cuenta que el ‘nuevo’ había ganado; por suerte no tenían navajas. A mí no me importó, pues núnca había ganado nada en una, y feliz me levanté de la mesa para ir por mi televisión de nosécuantaspulgadas.

Ya en la fila donde la entregaban (más bien donde te daban otro boleto para después recogerla), un tipo me tocó la espalda y me dijo “¿a ti qué te tocó?”, en cuanto le contesté que una televisión, le brillaron los ojos y exclamó “te la cambio, ¿va?, a mí me tocó una lavadora”. Yo me acababa de cambiar, tenía tele y no lavadora, así que acepté. Del ‘convivio’ me salí en cuanto mi jefa me pidió bailar algo pegadito.

La lavadora todavía la tengo. Ahora en las comidas de fin de año, ya no regalan nada. Pero como aprecio que los que asisten son personas tan normales como yo.

Anuncios

Responses

  1. jajaja buena historia, me gané 2 años seguidos un certificado de regalo de Mix-up de a $200, y en otro convivio laboral una jarra para café y tacitas que mi hermana regaló en una despedida de soltera ja! más un pavo que me tiró de las escaleras del metro… Este año no tendré fiesta laboral… ni hablar 😉

  2. a mi nunca me ha tocado de esas fiestas laborales 😦 como quiera ni me gano nada jejej
    pero fue bueno el intercambio por lo menos obtuviste algo que te iba a ser util.
    Saludos.

  3. yo me gane una sala, hace 2 años que fue el regalo de mi madre esa misma navidad y cada año regalan pavo y la comida de fin de año se pone bien buena mucha comida, alcohol y mariachis

  4. No pos yo ni trabajo…

  5. Ay, aquellos tiempos de fiesta de fin de año!!! jijijiji!!! En mi primer chamba me gané un microondas que me cayó de perlas porque yo me acababa de ‘independizar’ y obvio, no teníamos ni madres en el depa. Fue la primera y última vez que saqué algo, jo!!

  6. Ay, no!!! Nocierto!! ya me acordé. Cuando trabajaba en Radio Fórmula me gané una batidora y unos super zapatos Andrea que me salieron bien aguantadores y que me siguen acompañando a donde quiera que voy, jejeje. Gracias, Don Roger por tan finíiiiisimo detalle. 🙂

  7. Yo tambien husmeo en la casa de los vecinos sin cortinas jiji ¡y que gritos tenian!

  8. jajajá, vaya historia. ¿y cómo va tu colección de estampitas en la lavadora?

  9. Pues yo alguna vez me gané un rompevientos de Inverlat jaja El día en que me puse tan ebrio que me fui después a CU a ver a los Pumas en una temperatura cercana a los 4 grados con solamente el rompevientos. Pasé el resto del año guardado en cama…

  10. en mi trabajo anterior una navidad me saque una tele de 29 pulgadas y todos me recordaron a mi sra madre, pero pa darles mas coraje, como falto mucha gente de la empresa, se volvieron a rifar lo que sobro y que creen que me volví a sacar en la rifa?? jajaja una tele y mas mentadas.

  11. Mmmm, hace dos años me gané un viaje a Veracruz que nunca utilicé… este año ni rifa hubo, ya sabes la criis y el dolar y blablabla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: