Posteado por: volovan | marzo 25, 2009

Estrecha y clasemediera es mi mente

Hay dos formas para salir de Santa Fe: una, por la carretera hacia Constituyentes y Reforma, y dos, por el “pueblo”. El atajo del “pueblo” (la Colonia Cristo Rey), te lleva desde la Puerta Santa Fe hasta la entrada del segundo piso, a la altura de Patriotismo. Es un buen camino para evitar tráfico. (Si es que no te toca una fiesta, o una peregrinación, o algo por el estilo). Son varios los que suben y bajan por ahí a diario para llegar a este nada bonito complejo. Yo no lo tomaba porque según algunos era peligroso (son los mismos que le dicen “pueblo”, a pesar que es una colonia más grande que Santa Fe e Interlomas juntos, güey). Un día, cuando la fila de autos llegaba hasta la puerta de la Editorial, me arriesgué. Creo que iba con Jorge Pedro. No hubo ningún contratiempo y llegué sano y salvo a mi casa en 40 minutos. Nada mal si no fuera porque el trayecto tiene un gran desafío, uno que me hace sudar cada vez que paso por ahí; una pendiente, como de un kilómetro, tan empinada que ni en mi más arriesgado día me la aventaría en una Avalancha Apache. No miento, cada vez que me la encuentro de frente, sudo.

Ayer, tenía que llegar al cine, así que opté por irme por ahí. Al llegar a la mentada pendiente, me detuve para hacer fila. (Como en juego mecánico, los autos esperan su turno para subir). Me toca a mí: acelero al Francés poseído y comienzo a subir. Run, run, ruuuuun. A medio camino se detiene. Intento arrancar desde ahí; imposible. Me echo de reversa hasta el inicio de la pendiente. De nuevo acelero. Run, run, ruuuuuuun. Subo a menos de la mitad. Maldita maldición. Para entonces, ya sudo como un puerco a punto de ser sacrificado. De nuevo de reversa. De nuevo no subo. Lo intento otra vez, nada. Mierda, no puedo regresar y tampoco avanzar. ¿Qué hago? Si me quedo aquí, seguro me secuestrarán, me quitarán un riñón y me lanzarán a un barranco. Chanclas.

En eso estaba cuando veo que gente del “pueblo” se empieza a acercar al auto. Me rodean. Son como 10 tipos malencarados. De inmediato pongo los seguros, subo las ventanas, localizo el teléfono de mi hermano en el cel y… “Buenas noches, joven”. Bajo la ventana, “buenas”. “Oiga, vimos que no puede subir”. “Eh, sí, no puedo, el coche está mal y se quedó a la mitad”. “Mire, si quiere yo sé cómo manejarlo. Si quiere se lo subo”. En mi mente pasaba ya la idea de un robo de auto, secuestro y demás; “no se moleste, yo le intento de nuevo”. “No sea tímido, pásese al otro asiento”. Ahora sí, ya valí madres. Me pasé al otro asiento, los tipos que rodeaban el Francés poseído se colocaron en la parte de atrás del auto. “¡Uno, dos, tres…!”, gritó el señor por la ventana mientras que los demás empujaban. Run, ruun, ruuuuuuuun… De un solo jalón subimos. Ya arriba, el señor se bajó y me dio la mano; “ahí lo tiene, joven”. Al voltear, los 10 tipos más simpáticos del mundo, se despedían con la mano.

Chale, yo y mi estrecha y mal pensada mente clasemediera.

Anuncios

Responses

  1. Se llama síndrome del que vive en el DF

  2. ya cambia o tira al francés poseído volo … estuviste a punto de perder tu riñon en una realidad paralela.

  3. Nah, no es un problema clasemediero, es una de esas leyendas urbanas que cuentan en la editorial. Como la niña de la pelota (también en el Tec hay, pero es niño)

  4. Santa Fe sí es un pueblo. Uno de los más antiguos del Valle de México.

  5. Y los puentes qué? También son salida!, no me los hagas menos, por otro “pueblo” pero al fin y al cabo salida… que triste es darnos cuenta que hoy ya no podemos pensar que alguien pueda tener una buena intención, un detalle insignificante o una atención desinteresada para con uno, y me acabo de acordar una historia buenísima de buena ondez de un desconocido hacia otro: simplemente le salvó la vida. Pero mejor te cuento otro día porque si no esto será mi commentintentodepost y no tu post. Punto.

  6. Me encantan este tipo de historias, alimentan mi poca fe en la humanidad.

  7. Piensa mal y acertarás. Yo la verdad no confío. Vivo en Michoacán, ese síndrome no es exclusivo del DF. Por cierto, la última vez que fui, estuve tan feliz en metro y microbús y hoy me entero que balearon a dos precisamente en un metrobús, chale, que meyo. Saludos.

  8. Yo creo que es algo perfectamente normal. Ya nos acostumbramos a desconfiar, pero afortunadamente te encontraste con los 10 buena onda de Santa fe, jijijiji (y del DF, y de…). Puedes regresar y que el “ñor” te enseñe como subir esa pendiente o… ponerle doble tracción al francés poseído. Saludos! XD

  9. ¿y les diste propina? porque, obvio, lo hicieron por dinero. ay, otro pensamiento burgués.

  10. ¿Ya revisaste si todavía tienes tu ipod que traias en el carro?

  11. Sólo de leerlo hasta yo sudé, más que nada por lo de la pendiente, que me dan un pánico. Antés no era tan desconfiada, (soy de pueblo) pero neto que cuando me fui a vivir al D.F. me hicieron mal pensar de todos

  12. Los del “pueblo” somos a toda madre, la neta es mas la mala fama de la colonia que lo que realmente pasa digo TODO el Df es peligroso, igual te asaltan aqui en el “pueblo” que en reforma.

  13. La verdad yo también hubiera pensado en el escenario del robo, secuestro, perdida de órganos, etc. supongo que es por las miles de historias que leemos y escuchamos que suceden en esta ciudad.

    Aunque como arriba ya mencionaron, escuchar una historia como esta como que da un poco de fe que tanta falta nos hace.

  14. La mula no era arisca…la hicieron a palos.

  15. Hoooombre de poca fe!!! Naaahhh, te entiendo muy bien y me sorprende q hayas tenido el valor de bajar la ventanilla, yo ni loca lo hubiera hecho!!! Ni modo, la falta de fe es parte de vivir en esta ciudad de locos!!!

  16. Buena historia!… Ojala me hubiera pasado ami… como quiera estaría bien que mencionaras donde está la subida jajaja jamás la he visto… saludos

  17. que chistoso, vos pensando mal y los tipos con verdaderas buenas intenciones, no te culpo, en la actualidad los bienintencionados son tan escasos como (inserte aquí su palabra favorita tipo caviar, vírgenes, etc)

  18. que oso

  19. Jajajaja creo que el título del post lo dice todo, en las ciudades nos han hecho creer que si alguien “más pobre” se te acerca es para venderte algo o robarte.

    Saludos

  20. son mas rateros felipe calderas chente fox carlitos salinas diego perrandez de cebollas y elba ester gordita y algunos mas esos si les deberian de dar miedo por que esos ni el carro te van a ayudar a subir y si te van a ching… robar bola de burgueses engreidos ya les llegara su hora


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: