Posteado por: volovan | octubre 15, 2009

Sobre el dolor

Han sido un par de semanas difíciles. Dolorosas. Me rompí una costilla un día antes de que mi chica, con la cual he vivido cuatro años y andado cinco, se fuera un año a vivir a Londres.

Es obvio que estos dos hechos no tienen nada que ver entre si; mi chica se fue a hacer una maestría, mientras que la costilla me la fisuré en un partido de futbol. A pesar de eso, los dos tienen algo en común: el dolor. Uno físico y el otro emocional. Los dos con la misma intensidad.

Quienes se hayan roto o fisurado una costilla, sabrán que el dolor es muy peculiar. En cuanto te sucede, el dolor es como el de un golpe cualquiera. Incluso pasa casi inapercibido (me la rompí en el primer tiempo, y todavía jugué el segundo). Conforme el músculo se enfría, la molestia se intensifica. Aún así, es muy soportable. Sólo tienes que tener cuidado en no hacer ciertos movimientos bruscos: doblarte, acostarte de lado, etcétera. El problema viene luego, cuando pasan los días. Según mi doctor, conforme pasa el tiempo el dolor se incrementa hasta llegar a un clímax; pasa de una dolencia muscular, semejante a una contractura, a un dolor del nervio, parecido a cuando el dentista toca uno en una endodoncia. A mí, el clímax me llegó casi una semana después. Y fue tan fuerte que durante dos días no logré moverme de la cama. Después de esto poco a poco disminuye hasta que, más o menos en dos meses, desaparecerá por completo (espero).

Bien, el dolor al separarte de tu pareja es semejante. Mientras la miraba despedirse de mí en el aeropuerto, sentí quizá la tristeza más aguda que he sufrido. Hasta se reflejó en una opresión físico en el pecho. En cuanto llegué a casa, pensé que eso sería lo peor. Error. Al igual que el dolor en la costilla, el dolor también se ha incrementado conforme pasaba el tiempo. A veces se estabiliza, es cierto. Pero, como los movimientos bruscos, es suficiente ver un suéter que dejó, un cajón vacío, una foto… para que el sufrimiento brote de nuevo. La diferencia con el dolor físico es que este perdura, aunque sea de una forma muy sutil. Y no hay analgésicos. Para sanarlo por completo tendría que estar de nuevo con ella. (Pronto, espero.)

En cualquiera de los casos lo único que se puede hacer es ser paciente y pensar que algún día pasara.

(Por cierto, este es el segundo gran cambio.)

Anuncios

Responses

  1. sin palabras

  2. Ánimo. Vas a estar bien.

  3. ¡Esa opresión en el pecho! Lo importante es que sabes que regresará, en mi caso ya no lo hará, pero el tiempo si sana.

    Saludos, qué lindo es creer en el amor.

  4. Pues sí, el tiempo cura todo, también los dolores. El problema es el MIENTRAS se cura. Los mails y las llamadas telefónicas son paliativos efectivos aunque a veces llegan a ser aún más dolorosos que el dolor en sí. Me expliqué, verdad? Es como una inyección que en el momento hace que te duela más pero conforme hace efecto te hace sentir mejor

  5. Por lo menos ya no deja tirado todo en toda la casa…

  6. ânimo Chingá..

  7. yo iba a contar mi historia…pero creo que mejor virtualmente te pongo una mano en el hombre y te susurro (virtualmente también) que todo estará bien…y que el dolor irá bajando su intensidad en cualquier de los dos casos.

    un abrazo Volován…=) mucha paz

  8. hace rato te vi contento en el daikoku. pero, para variar, no pudimos convivir mucho porque rara vez coincidimos en horarios. muy significativo el asunto de perder a tu mujer y perder tu costilla. bíblico. pero bueno, ni has perdido a tu mujer ni has perdido tu costillas. ambas siguen ahí y ambas te adoran. estás bien. y estarás mejor. abrazo.

  9. corrijo:mano en el hombro* damn bueno…tu me entendiste. u_U

  10. El silencio dice más que mil palabras. Un abrazo.

  11. Un año se pasa rápido! A lo mejor y hasta te toca ir de vacaciones un tiempo a Londres!

  12. Echale ganas volován, que este cambio será para mejorar y es temporal, claro que duele, pero… creo que todos saben que puedes.

  13. Mucho ánimo volován, espero que te recuperes pronto de la costilla. De tu mujer…pues cuando nos duele mucho lo que los demás nos digan parece insuficiente pero creo que el saber que el amor continúa y que sólo es cosa de paciencia hace las cosas muy distintas y más llevaderas.

    Un abrazo.

  14. Venga Volovan!! si se puede.

  15. Volovan rompe el silencio. Escribe un post

  16. […] hasta salí en la tele. Pero también hubo momentos duros, como cuando mi chica se fue a vivir a Londres, cuando me mudé de nuevo y cuando me fracturé la […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: